Cómo estudiar un tema pesado

No es lo mismo estudiar un tema sobre un argumento que despierta nuestra curiosidad que uno pesado, que además no nos interesa especialmente. ¿Qué hacer en estos casos? La creatividad en estos casos es nuestra mejor aliada. Vamos a ver 7 maneras distintas para hacer más ameno el estudio de un tema pesado.

7 estrategias para estudiar un tema pesado

1. Establece pequeñas metas a corto plazo. 

En lugar de enfocarte únicamente en metas a largo plazo, establece metas a corto plazo que sean alcanzables. Cuando tenemos que enfrentarnos a un pequeño desafío conseguimos enfocarnos mejor, mantener la concentración y bajar el nivel de estrés que provoca tener enfrente una «montaña que escalar».

2. Establece recompensas. 

Aprende a premiarte para celebrar tus logros. Da igual que sea uno pequeño, busca una recompensa adaptada al reto alcanzado. Por ejemplo, planea pausas cortas o actividades placenteras después de completar las pequeñas metas anteriores. Esto te puede ayudar a mantener alta la motivación.

Y si ¿hablamos de grandes logros? Pues entonces grandes recompensas. Puedes utilizar la creatividad para definirlas. Si has conseguido memorizar la arte más difícil del tema podrías planificar una cena en un sitio especial o comprarte algo que estabas deseando desde hace tiempo pero nunca te atrevías a gastarte dinero para ello.

3. Haz e estudio del tema más Interactivo. 

Transforma el material aburrido en algo más interactivo. Aquí entran en juego todas las técnicas de aprendizaje visual. Crea mapas mentales, resúmenes visuales y memoriza el contenido con el PALACIO DE LA MEMORIA. Puedes utilizar la aplicación canva para ello, te aseguro que te ayudará muchísimo. Te dejo aquí un video sobre ello.

Más allá de las técnicas, también podrías crear algo con este contenido. Poe ejemplo, ¿por qué no crear un conjunto de podcast sobre este tema? De esta manera podrías volver a escucharte y así repasarlo. 

4. Cambia el entorno. 

En otro artículo te hablé de lo importante que es estudiar en un lugar ordenado y tranquilo. También un lugar de estudio diferente e inspirador puede agregar un elemento de novedad y ayudarte a mantener el interés. Podrías desplazarte en una biblioteca bonita, en un lugar de tu ciudad que te guste. O en una cafetería tranquila, donde tomarte un café mientras avanzas con tu tema.

5. Establece rutinas motivadoras. 

Crear rutinas es muy poderoso. En otro artículo te hablé de lo útil que es tener una rutina de la mañana. Y entonces, ¿por qué no crear una rutina ad hoc para los temas aburridos? Esto podría incluir escuchar música inspiradora, realizar ejercicios breves o leer algo que disfrutes antes de sumergirte en el material pesado.

6. Haz el estudio más variado. 

Cambia entre diferentes tipos de actividades de estudio. Divide el tema en pequeños apartado y para cada uno alterna entre lectura, creación de mapas mentales/palacios de la memoria y ejercicios prácticos. De esta forma el estudio del tema va a ser mucho más dinámico y evitarás aburrirte rápidamente.

7. Encuentra alguien con quien estudiar. 

Esta es la estrategia que me permitió avanzar rápido en la universidad. Mi amiga Serena y yo, estudiábamos juntas dividiéndonos el material. De tal manera que yo le explicaba a ella mi parte y ella a mi la suya. Era una forma de comprometernos con los objetivos de estudio ya que de cada una dependía que la otra también aprendiera su parte. Encontrar un/una compañera de estudio es clave también para motivarse mutuamente y proporcionar una perspectiva fresca sobre el material.

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica